La concepción del arte en Hanoos

Ila

 

Estudió Bellas Artes en el Instituto de Bellas Artes de Bagdad (1974-1979), obtuvo la Licenciatura en la Universidad Complutense de Madrid (1985) y en 1991 el Doctorado en Bellas Artes.

Abuzaydun Hanoos nació en 1958 en Kufa (Irak), ciudad a orillas del Éufrates en donde residió hasta los 16 años, tiempo suficiente para empaparse de la rica ornamentación de las mezquitas que solía frecuentar, de las alfombras que tapizaban los suelos y de la caligrafía cúfica, de geometrías angulosas. Allí comenzó a pintar, descubriendo en la pintura un refugio para crear realidades distintas a las que le rodeaban, que no aceptaba entonces ni ahora.1 Decidido a convertir la pintura en su esencia vital, se traslada a Bagdad en donde cursa cinco años en su Escuela de Bellas Artes, descubre y copia a los impresionistas europeos, a Picasso e imparte clases de dibujo. El conocimiento del arte occidental le permite la incorporación de nuevos temas a su creación artística (como la figura femenina), así como el nuevo tratamiento de la luz y del color, produciendo en Hanoos una síntesis entre culturas aparentemente opuestas. En 1977 participa en una exposición colectiva en el Museo Nacional de Arte Moderno de Bagdad, repite en 1979 y 1981, después de exponer por primera vez individualmente en 1978 en el Instituto de Bellas Artes. Junto a la paleta y el pincel, el todavía aprendiz se interesa por la teoría e historia del arte. Desde 1979 a 1981 fue miembro de la Asociación de Artistas Iraquíes y de la Sociedad de Artes Plásticas Iraquíes. Al finalizar los estudios en Bagdad viaja a Roma, Budapest, Turquía y finalmente se establece en Madrid en 1981. Adquiere la nacionalidad española, aprende el idioma, frecuenta el Museo del Prado, el de Arte Contemporáneo, las galerías y exposiciones de la ciudad. Por fin contempla cuadros originales de Miró, Picasso y Dalí. Salvando todo tipo de dificultades, lucha hasta conseguir el reconocimiento en los círculos artísticos. Entre 1985 y 1986 obtiene la Mención de Honor Casimiro Sáinz, un accésit del Círculo Catalán de Madrid, el premio Villaverde, el segundo premio de la Fundación Plasencia, el primero de la Villa de Parla, el Ford España, el Ron Bacardí, el Adaja de Ávila, el de Valdepeñas, es seleccionado para el Goya de Pintura y logra el BMW.Junto a esto, cursa la Licenciatura de Bellas Artes, el Doctorado, imparte clases de dibujo y prepara la tesis doctoral. 2 En un intento de volver a sus orígenes y buscar conexiones culturales, elige como tema la obra de Al-Wasiti, pintor iraquí del siglo XIII, figura clave de la Escuela de Bagdad, en cuyos manuscritos ilustrados se muestra la figura humana.3 Defiende la graduación en 1991 y recibe el título de Doctor en Bellas Artes. La tesis fue publicada en 2001, 4 en el momento de máxima tensión en las relaciones oriente-occidente, cuando toda referencia al Profeta era considerada un ultraje y falta de respeto a las creencias de una civilización que evitaba la representación humana... Así que ahí estaba Hanoos para demostrar, con su tesis académica en España, que existieron artes figurativas en la historia del Islam.

"Mi vida es el arte, la pintura; no sé hacer otra cosa". (Hanoos, 1992) La peripecia vital de Hanoos confluye en la universalidad artística. Según él, el sentido del arte islámico se ancla en el neopitagorismo y su idea de la belleza, basada en la armonía y la geometría del universo, y, en segundo término, en el neoplatonismo, para quien el concepto de belleza radica en la idea de obra unitaria y armónicamente estructurada. No existe arte sin proporciones ni orden. Aristóteles, sin embargo, amplía el concepto de forma, que no solo va a depender de la proporción y el orden de las partes, sino también del alma del artista en la que reside, que en el islam se llama Tawhid. Hanoos, Semblantes N.4 (80x80cm)

Este conocimiento que reside en su alma es lo que mueve sus manos, concepto central en el Islam y, sorprendentemente, también del cristianismo que recibe ese pensamiento a través de los escritos árabes. No hay, pues, contradicción alguna entre ambas culturas y así lo defiende el artista. 7 Mi formación inicial tuvo su origen en ese mundo de formas geométricas y temas emblemáticos de repertorios orientales, donde la norma y el orden se imponen en un decorativismo matemático-geométrico en el que los elementos se repiten hasta la saciedad, en una especie de “horror vacui” como frecuentemente se ha definido, pero que más bien se traduce en un intento más positivo de dar significación a todas las partes de la superficie. Esta primera influencia proveniente unida a la mayor libertad que me ha proporcionado el conocimiento del arte occidental me ha permitido la incorporación de ciertos temas, así como el nuevo tratamiento de la luz y del color, produciendo en mi obra una síntesis de entendimiento entre ambas culturas, las cuales creo que se complementan(...) Desde mi punto de vista, el arte es un concepto, de manera que ante todo tiene que existir un proceso creativo e innovador. Lo más importante en la obra de arte es el contenido intelectual, lo que significa una visión personal y poética(...) (Hanoos, 2004) 8 Hanoos es uno de los escasos artistas árabes enraizados en el mundo occidental. La pintura de Hanoos es un ejemplo de la fusión armónica de Oriente y Occidente en el plano cultural que contribuye a la construcción de un mundo auténticamente sin fronteras a través de la expresión artística.

 

Mi vida es el arte, la pintura; no sé hacer otra cosa.

 

 

 

Este conocimiento que reside en su alma es lo que mueve sus manos

Obra

 

La pintura de Hanoos conserva evidentes rasgos del arte islámico y sus formas geométricas, donde la norma y el orden se imponen. La linea y el color son los elementos protagonistas de su trabajo pictórico. Su formación académica y su residencia en Europa le han permitido la incorporación de temas contemporáneos y figurativos, así como un tratamiento nuevo de la luz y del color. La pintura se caracteriza, ya sea en reposo o en movimiento, por el ritmo y composición plana, la ausencia de perspectiva, en la forma proporcionada y el dibujo que funciona como árbitro y armonizador en el desarrollo del esquematismo caligráfico. La línea se aprecia sinuosa, uniéndose a la mancha, manifestando tensiones estéticas y poniendo acentos a una armonía que aporta un diálogo, una interpretación de la realidad, fundiendo tradiciones aparentemente opuestas. Ante su obra, claramente se vislumbra que no es un pintor occidental ni oriental, sino el producto (o suma) de dos de las múltiples formas que admite el arte occidental por la línea y el motivo. Hanoos es igualmente oriental por la entonación y el arabesco.(Martínez Cerezo, 1996)

Hanoos, Perspectivas enfrentadas N.19. Técnica mixta (89x116cm) También es difuso encuadrar su pintura como figurativa o abstracta, pues engloba ambas visiones. Su creación, de índole realista se enriquece con una temática donde lo reconocible real se potencia con las sugerencias de la abstracción.(Fernández Molina, 2001)11 La pintura de Hanoos oculta, tras su frágil y vaporosa apariencia, una sólida y equilibrada estructura.(Antolín Paz, 2004)12 La temática es muy diversa. Pinto todo aquello que mueve mis sentimientos, con la idea de hacer un arte personal y universal, que no pertenezca a ninguna escuela o momento. (Hanoos, 1997) 13 Ciudades, paisajes, bodegones, deportes, figuras, retratos e incluso la tauromaquia tienen cabida en sus cuadros.

Hanoos, B'abel nº VI. Técnica mixta (65x81cm) Los paisajes parecen surgidos de ensoñaciones o recuerdos, más que de la propia realidad. Las ciudades son contempladas desde la distancia, desde un punto de vista elevado, con una equilibrada relación entre la línea recta y el color, muy marcados ambos aspectos, parar proporcionar a la vez la impresión de vigor constructivo y de agobio, de orgullo humano por su obra urbana y de cerrazón opresora. Juega el artista con una espacialidad amplia, pero constreñida por el cruce de líneas y edificios como barrotes y celdas de marcado trazo negro. (Lázaro, 1995)14 Son espacios articulados mediante un abigarrado conjunto cromático en el que los colores pujan por imponerse unos a otros, convirtiédose en un espacio mental en armonía con el estado anímico del artista. ...busca una distancia óptica especial, se coloca en el vértice superior de un gran plano y mira desde arriba -como debe mirar el ojo de Alá- así el conjunto de su objetivo queda por encima de la anécdota, de la peripecia individual, para ocuparse de integrar las cosas, los seres, el mundo, como partes de un todo, ser uno con la naturaleza, que aglutina la auténtica significación del hombre, de la vida. El pensamiento, la filosofía oriental, aplicada en todo su rigor conceptual a una paráfrasis plástica de occidente. (Sánchez Pacheco, 1990)15 Esta nueva visión de la realidad es propia y única en la pintura contemporánea y así lo han resaltado los críticos. Esa planimetría personalísima y analítica de las formas, picassiana también como método, por la cual toda realidad externa tiende, sin duda en la cuidada plástica hanoosiana, a reordenarse y codificarse en nueva arquitectura sugeridora. (Lacarta, 1991)16 Juan A. Gayo (1992) intenta adscribir los paisajes de Hanoos al bautizado por Michel Tapié como movimiento Art autre o al Art brut defendido por Jean Dubuffet, sin embargo concluye que Hanoos se separa de esas corrientes ante la ausencia de una real espesura texturológica de la materia componente de la producción estética. Es, por lo tanto, un conjunto particularista -tanto en su tratamiento pictórico como matérico y cromático- que diferencia, de una manera clara, a Hanoos de cualquier otro creador formal.17

Hanoos, Babel nº VII (2011). Técnica mixta (48x48cm) Esta particular planimetría también está presente en su amplia colección de retratos. El personaje o el grupo es observado siempre en una sola dimensión. Muchas de sus obras nos hacen evocar los hermosos tapices persas con sus arabescos y figuras geométricas, y las caligrafías y pinturas murales de los antiguos palacios de oriente. Los rasgos occidentales presentes en su obra se manifiestan principalmente en las voluptuosas visiones del cuerpo femenino, trazados con rotundos contornos y de jugoso colorido(Nello, 2001)18 Distintos aspectos del deporte, de la competición en grupo, forman parte de la producción del artista. Se interesa por la plasmación de futbolistas y de jugadores de baloncesto; brazos, piernas, quiebros, balones, porterías, canastas... todo forma un conglomerado heterogéneo que transmite fuerza, movimiento, empeño(...) También pinta ciclistas, esquiadores que se deslizan o corren por pistas y carreteras deseosos de alcanzar la meta(...) La visión de los deportistas no suele ser desde un plano tan picado como la de los paisajes.(Mas, 1991)

Hanoos, Semblante nº 35. Técnica mixta sobre tabla (48x48cm) La temática taurina recoge el toreo a pie y a caballo; plasmando la belleza plástica, convirtiendo la pugna entre el caballo y el toro, la fuerza y la tensión, en movimiento pictórico.

Hanoos, Perspectivas enfrentadas nº 14. Técnica mixta sobre lienzo (195x195cm) Trabajador infatigable, la producción de Hanoos es sumamente prolífica. Ha realizado más de un centenar de exposiciones y posee más de cincuenta premios de pintura. A sus lienzos hay que sumar sus grabados, que realiza en su propio tórculo. Dentro de su obra son de destacar las series Semblantes, Perspectivas enfrentadas, Itinerarios, la colección de retratos y su monumental obra Bagdad. Bagdad

La Guerra de Irak, también llamada la Segunda Guerra del Golfo, supone una profunda transformación personal y estética en Hanoos. Cada jornada se empapa con las crónicas periodísticas. Desde el comienzo del conflicto el 22 de marzo de 2003, más de 160.000 personas han muerto en Irak. La revista británica "The Lancer", publicó en octubre de 2006, que la cifra se elevaba a 600.000. Hanoos nació allí, en la misma tierra donde las cifras de víctimas bailan una melodía siniestra. (Palomera, 2008)20 El artista se conmueve, siente la necesidad como iraquí y como pintor de reflejar el horror y las muertes que se están produciendo en mi país, en donde se entrelazan los recuerdos personales de mi infancia.(Hanoos, 2008)21 . En un viaje desde Madrid a Cartagena comparte sus inquietudes con Maurilio de Miguel, profundizan en el significado del Guernica de Picasso como testimonio del horror bélico, en la necesitada Bagdad de un ángel del lienzo. Hanoos y yo, después, nos volvimos a ver en Lisboa y ya, en ese momento, supe que Hanoos estaba llamado a ser el Picasso de Medio Oriente, capaz de pintar las caras del grito, el llanto y el terror.5 El empeño no va a ser fácil ni breve. Para crear esta obra, Hanoos, ha realizado más de 80 bocetos preparatorios. Un cuadro de tanta trascendencia, requiere de un estudio previo muy meditado. El artista se ha metido en la piel de la pintura. Ha buscado y se ha informado día a día de los brutales acontecimientos que llegan de su país. La rabia y la impotencia se reflejan en los apuntes, que de manera espontánea surgen de sus manos. Los bocetos son expresivos y contundentes. Son la base de su futura obra. (Palomera, 2008) . Tras más de dos años, surge Bagdad,, una composición de dimensiones extraordinarias (273x672 cm.) El formato hace referencia a los mosaicos del mundo árabe. El soporte es tabla recubierta de lienzo. Conceptualmente está ligado al trabajo ceramista del mundo "omeya". Es un mosaico de 60 piezas de 52x52 cm. cada una de ellas, 5 piezas de alto por 12 de largo. El cuadrado de cada una de las piezas que lo componen hace alusión a la idea de la Mezquita pensada por Mahoma. Los dos ejes principales de la composición serían: el cuadrado (alusión a la Mezquita) y la ornamentación, donde el dibujo es caligrafía, aunque sean figuras en realidad cada una de ellas es una letra. (Hanoos, 2008)

Hanoos, Bagdad (273X672cm) La obra obtiene enseguida el reconocimiento de la crítica. Hanoos es calificado como "el pintor de la guerra"  , es comentada y difundida en diferentes medios, despierta el interés de la Casa Árabe y del Instituto Internacional de Estudios Árabes y del Mundo Musulmán, es editada en DVD y expuesta en 2008 en el Centro Cultural Isabel de Farnerio (Aranjuez) y en 2009 en la Diputación Provincial de Orense. Enseguida se resalta el paralelismo de Bagdad con el Guernica. Su "Bagdad" puede recordar al Guernica de Picasso por la temática de guerra, de destrucción sin sentido, por lo monumental de sus dimensiones, por los grises, y sobre todo por la enorme capacidad de transmitir el sufrimiento(...) A diferencia del "Gernika" que contaba una crónica, este "Enorme Bagdad" es noticia viva que, como lo ha pintado Hanoos, parece cambiar cada día. Es una magnífica obra, de las que verdaderamente tiene que acabar el espectador. Hanoos ya ha hecho su "Obra Maestra". El resto es historia.(Palomera, 2008)20 En el plano personal, Bagdad supone un salto al compromiso del artista con el mundo que le rodea, llegando a declarar: Considero la pintura como un elemento de integración, comunicación y entendimiento entre culturas, los pintores debemos crear obras que reflejen la sociedad, con la suficiente fuerza para poder transmitir el mensaje.

 

Los paisajes parecen surgidos de ensoñaciones o recuerdos, más que de la propia realidad.

 

...busca una distancia óptica especial, se coloca en el vértice superior de un gran plano y mira desde arriba

 

La Guerra de Irak, también llamada la Segunda Guerra del Golfo, supone una profunda transformación personal y estética en Hanoos.

 

El pensamiento, la filosofía oriental, aplicada en todo su rigor conceptual a una paráfrasis plástica de occidente.

 

 

La obra obtiene enseguida el reconocimiento de la crítica.

LA COMPLEJA ESPIRAL DE

LA PERSPECTIVA ENFRENTADA

 

La finalidad del arte es dar cuerpo a la esencia secreta de las cosas, no el copiar su

apariencia”

Aristóteles

 

Siempre que me he referido a mí formación artística, en Bagdad, lo he hecho aludiendo a mis primeras visiones del Islam, Cultura del Cálamo, que frecuentemente, se considera muy alejada de los planteamientos filosóficos propios de la estética occidental, aunque debemos tener en cuenta que fue el Islam quien contribuyó a empujar a occidente hacia las fuentes culturales antiguas, recogiendo, elaborando y transmitiendo los textos y los comentarios del pensamiento griego; sobre todo aristotélico, provocando su retorno en la formación de la estética europea. “En el siglo X podemos hablar de una Edad de Oro y de Humanismo Filosófico similar al que surgirá en el Renacimiento Italiano. El arte del Islam se anticipó a la contemporaneidad al interesarse sobre todo por la forma y por los placeres sensoriales de la misma, y no por el contenido1” Las ideas del humanismo árabe fueron representadas por Ibn al-Muqaffa, los Hermanos de la Pureza, Al-Farabi, Avicena, Ibn al-Haytan y Averroes, combinándose el aristotelismo con el neoplatonismo.

 

El sentido del arte islámico puede situarse primero en el neopitagorismo y su idea de la belleza, basada en la armonía musical y la geometría del universo, y, en segundo término, en el neoplatonismo del grupo Bagdadí de al-Tawhidi para quien el concepto de belleza radica en la idea de obra unitaria y armónicamente estructurada, superación de la naturaleza y de la materia por medio del trabajo del artista.

 

El pensamiento platónico-aristotélico es de tradición pitagórica (matemática), identifica la forma con la disposición de las partes; las partes que conformen el todo, deben poseer proporciones definidas, ya que de estas proporciones dependerá la belleza del objeto. Por lo tanto, no existe arte sin proporciones ni orden. Aristóteles sin embargo, amplía el concepto de forma, que no sólo va a depender de la proporción y el orden de las partes, sino que también reside en el alma del artista, que en el islam se llama Tawhid. Este conocimiento que reside en su alma, es lo que mueve sus manos, concepto central en el Islam.

La causa formal, es la fundamental en Aristóteles. Cuando el artista produce (causa eficiente) tiene que tener esa forma de la sustancia que quiere producir en su alma. La energía o idea activa, uniéndose a la materia comunica la forma. En este sentido, el arte es una energía o una virtualidad activa, en tanto que capacidad de producir, actualiza en materia contingente lo que en realidad es universal y necesario, así resulta que la materia propia del arte es de carácter universal. Las obras de arte lo que hacen es perfeccionar y completar la naturaleza, la causa final y eficiente se puede reducir a la causa formal y que forma y fin coinciden cuando estamos ante realidades que están en proceso de transformación continua como ocurre con los seres naturales y con la obra de arte.

En esa experiencia de realización espiritual, el artista se esfuerza para alcanzar el conocimiento profundo, que es la relación íntima entre la obra y su creador, no sólo para la obra final sino en su proceso. ”La contemplación activa de la naturaleza conlleva no sólo una aproximación al conocimiento de la misma, sino también un estímulo para el entendimiento de la condición humana, de sus accidentes y remansos, de sus luces y sus sombras, de todo ese ilimitado y enigmático paisaje que conforma el universo interior de cada uno” Nietzsche.

Aunque no existe prohibición expresa contra la representación figurada en el Islam y hay ejemplos de la integración de elementos figurativos, caligráficos y ornamentales, es cierto que tales representaciones fueron desterradas de los edificios religiosos, derivándose de ello la búsqueda de un arte más abstracto, de formas estilizadas de vegetación, de dibujos geométricos entrelazados, llamados arabescos, desarrollando conceptos y perspectivas estéticas nacidas en el propio seno de la cultura islámica.

 

La caligrafía se utilizó como medio, por la necesidad de plasmar por escrito el Libro Sagrado de los musulmanes. La importancia del texto se expresa mediante el empleo de términos deliberados y abstractos, la escritura cúfica acentúa la diagonal con sus elementos rómbicos y los verticales. El cálamo es el instrumento para crear ese movimiento infinito con el fin de trascender en la búsqueda del absoluto.

 

 

Mi formación inicial tuvo su origen en ese mundo de formas geométricas y temas emblemáticos de motivos orientales, donde la norma y el orden se imponen en una ornamentación matemática y geométrica, en el que los elementos se repiten hasta la saciedad, en una especie de “horror vacui” que intenta dar significado a todas las partes de la superficie.

He recibido distintas influencias provenientes tanto de mis orígenes, como de mis experiencias e interacción con la cultura occidental, utilizando las asociaciones iconográficas, los sonidos, la música, los colores y la geometría de mis comienzos, con un lenguaje que a modo de tupida red conecta e interrelaciona espacios y lugares, pero con un significado diferente, revelando esa compleja espiral de perspectivas.

 

Mi pintura se caracteriza por el trabajo en dos dimensiones, cánones de actitudes, ya sea en reposo o en movimiento, ritmo y composición plana, ausencia de perspectiva, pero con un resultado basado fundamentalmente en la forma y con un dibujo que funciona como árbitro y armonizador en el desarrollo del esquematismo caligráfico. De hecho, cada gesto, al margen de su significado, es en sí, una forma con proporción y orden, inclinándose a un resultado de conceptos geométricos que me facilitan la interpretación la realidad. La línea, se autoexplica sinuosa, uniéndose a la mancha, manifestando tensiones estéticas y poniendo acentos a una armonía que aporta un diálogo, fundiendo tradiciones aparentemente opuestas de diferentes perspectivas unidas para crear un espacio propio.

 

“Una luna se mostró durante el periplo sagrado, aunque yo sólo iba a su alrededor, mientras ella me rodeaba.

Ibn´Arabí

 

HANOOS HANOOS 2012

 

1 José Miguel Puerta Vílchez La función representativa, cognoscitiva y fruitiva de las imágenes.

design: gitta pardoel logo: modhir ahmed   © ila-magazine