Elizabeth Molver: sus respuestas y poemas

Entrevista realizada por Rolando Revagliatti

 

 

Elizabeth Molver nació el 7 de octubre de 1969 en Haedo, provincia de Buenos Aires, la Argentina, y reside en otra localidad de esa provincia: Ramos Mejía. Es Asistente Materno-Infantil, Profesora de Educación Especial, Bibliotecaria Escolar y Bibliotecóloga. A partir de 1998 concurrió a talleres literarios y cursó seminarios coordinados o dictados por Norma Ferrari, Liliana Leiva, Irene Gruss, Eduardo Dalter, Jorge Boccanera, Nora Dottri, Mirta Acucia. Poemas suyos se incluyen, por ejemplo, en la revista “Juglaría” y en la antología “Las voces de las mariposas” (de México). Publicó los poemarios “Según los ojos” (Ediciones La Carta de Oliver, 2004), “Postales personales” (Macedonia Ediciones, 2008), “Mujeres en un cuaderno borrador” (Macedonia Ediciones, 2011).

 

 

 

 

          1 — ¿Siempre has residido en el oeste del conurbano bonaerense?

 

          EM — Casi. Nací en La Tablada, partido de La Matanza. Crecí allí hasta los quince años (con cambio de casa en el medio y cambio de estado: de hija única de familia en posible crecimiento… a hija de padres separados, pero con abuelos, tías y primos). Luego mi mamá y yo nos mudamos a Haedo, partido de Morón. Allí vivimos durante cinco años. Luego con mi mamá casada en segundas nupcias volvimos a La Matanza, en Ramos Mejía. Al poquito tiempo yo me casé y me mudé: a un departamento en Liniers, el barrio de la Capital Federal lindante con el conurbano. Después de dos años nos trasladamos de nuevo a Ramos Mejía, donde resido desde hace veintiún años. Allí creció mi hija que ahora tiene veintidós y nació mi hijo que tiene diecisiete. Y seguirá siendo mi lugar. Hasta que algún día podamos concretar con mi esposo el sueño de una casa en alguna provincia como San Luis o Córdoba.

 

 

          2 — En más de un rol y en diversos ámbitos te has ido desempeñando. Te propongo que te refieras a los que ya no cumplís, y a lo que en la actualidad estás abocada.

 

          EM — Fui docente en jardín y en educación especial, lo que me posibilitó aprender, estudiar, preguntarme, enojarme, pero por sobre todo disfrutar. Estar con chicos, pequeños o no tanto, es algo que siempre hice. De niña no sabía bien qué, pero sabía que alguna carrera relacionada con chicos quería estudiar.

          Soy Profesora de educación especial. Trabajé trece años como maestra de grupo. Esto me dio la posibilidad de conocer a los chicos, sus familias, advertir sus avances. Trabajar en equipo con compañeras/os psicólogos, asistentes educacionales, otros maestros, profesores de materias como educación física, plástica, música, fonoaudiología, me generó la necesidad de compartir la mirada y pensar juntos abordajes con los niños.

        Sigo trabajando en escuelas, pero no como maestra sino como Bibliotecaria, por lo que mi tarea es acompañar, guiar, armar proyectos con otras personas. Y una de las funciones que más me complace es “dar de leer”; lo escuché en una capacitación una vez y me parece maravilloso: dar de leer, tratar de contagiar el placer de leer, de escuchar, de sentirse fascinado por un poema, un cuento. Que los que escuchan se queden atentos, reflexionando y con ganas de más. Este año, luego de un taller con mamás que hice en la Biblioteca, una de ellas me dijo: “Yo me preguntaba para qué nos reuníamos a leer, a escuchar y después me di cuenta: es una excusa para que también nos den ganas de leer.” Esta mamá se llevó un libro para leer ella en el verano y participó en una obra de teatro que creamos entre las madres y los alumnos más grandes. De esto se trata, de sembrar. Siento que en estos últimos tiempos he contagiado a más de uno con la poesía, participando en eventos como “Palabra en el Mundo”, donde yo solita convoqué y cada año se suma más y más gente. Éste será el cuarto año donde saldremos para mayo con la poesía y la música a la calle, con las dos escuelas.

         Además, hace cuatro años que coordino un taller literario para chicos: “Palabrapan”. Comencé en mi casa y luego proseguí en bibliotecas públicas de mi barrio. Es uno de los roles que más me complace. Estimular a descubrir el potencial de los concurrentes, no sólo a los efectos de la creación, sino para leer entrelíneas, conocer autores, elegir. Apreciar cómo va cambiando su escritura, cómo logran ser críticos de sus escritos o de textos de los demás. Han expuesto sus poemas en varios eventos artísticos y repartido sus poemarios, con entusiasmo y buen recibimiento del público.

 

 

          3 — Participaste en encuentros culturales.

 

          EM — Si. En 2006 durante tres días en el Encuentro “Venado Poesía” en la ciudad de Venado Tuerto, provincia de Santa Fe. Concurrí con la poeta Patricia Verón, con quien coordinaba un taller en La Matanza. Allí estuvimos, junto a Eduardo Dalter, en casa de Mónica Muñoz, la poeta organizadora. Conocí a otros escritores, hermosas personas, como Daniel Tevini, Alejandro Schmidt, Emilce Strucchi, Roberto Malatesta. Y presentamos la revista “Alas de Gaviota”, en la que habíamos colaborado.

          En 2011 fui invitada por el organizador Emilio Fuego —es el día de hoy que no he logrado explicarme cómo llegó mi nombre hasta él— al “XIX Encuentro Internacional de Mujeres Poetas en el País de las Nubes”, en Oaxaca, México. Todo fue emocionante. Era la primera vez que salía de Argentina, que hacía un viaje en avión tan largo, sola. Estar ocho días con mujeres poetas de otros países latinos y hasta una española, me produjo una energía increíble. Sintiéndome en la piel de esas poéticas, de esas mujeres todas y cada una tan diferentes y tan parecidas, los modos, las palabras, las comidas, el hablar tan distintas y tan iguales.

          En 2012, Martha Elena Hoyos, poeta y cantautora de Colombia, organizó en su país, en el departamento de Quindío, una réplica de aquel encuentro. Y allí fui, esta vez con el viaje subsidiado por la Cancillería Argentina. Con algunas voces me reencontré: Dina Luz Pardo Olaya y Athena Ramírez, que habían estado en México. Conocí a otras tantas mujeres bellas, con las que hicimos lazos inmediatamente, como Marta Quiñonez, Gloria María Bustamante, Amparo Loaiza Andrade (colombianas), a una joven cantante mendocina, Paula Neder, con la cual sigo conectada y a la que he ido a escuchar más de una vez en Buenos Aires, o la poeta y chamana Margarita Rosa Tirado Mejía, a la que he visto en su reciente visita a nuestro país.

          A partir de esos Encuentros en el exterior, concebí unos poemas que conforman la plaqueta “De mujeres en las nubes”, la que con un amigo músico, Fabián Juárez, presentamos en 2014 en un espectáculo, “Poemando Canciones Viajes”.

 

 

          4 — Merecen apartados especiales tu incorporación al Grupo Autores de La Matanza y al de Artistas de Tapiales.

 

          EM — En 2011 me entero de la existencia del Grupo Autores de La Matanza, fundado en 2008. Fui a la Feria del Libro de La Matanza a leer en un encuentro de micrófono abierto. Así, empecé a conocer al grupo y a participar en cafés literarios, en las actividades del Galpón Cultural de Tapiales. Con una reunión itinerante mensual (Biblioteca Pública “Almafuerte” de Ramos Mejía, Biblioteca Popular de San Justo, Biblioteca de Isidro Casanova, etc.), ya que no disponemos de un lugar físico que nos aloje. Es un grupo heterogéneo de autores de diversos géneros, algunos de los cuales ya han publicado libros. En todos está el ánimo de reunirse, leer y mostrar a los demás las producciones, receptivos a quienes quieran sumarse. Participamos en las Ferias del Libro de Virrey del Pino, La Matanza, Moreno. Realizamos caminatas literarias con “Todos por el Bosque”, agrupación de Ciudad Evita. Estuvimos por segundo año consecutivo en la Feria del Libro de Buenos Aires, con lecturas en stand del Municipio de La Matanza, y en 2013 en la Biblioteca Nacional llevando a cabo un encuentro de escritores. Desde 2012 participamos del Festival “Palabra en el Mundo”: Poesía a las plazas, yendo a escuelas y bibliotecas a efectuar lecturas, talleres, presentaciones de libros. Desde 2011 el Municipio nos edita una antología anual con textos de cada integrante.

          Mi inclusión en el Grupo Tapial Es Arte devino como consecuencia del otro. El Galpón Cultural de Tapiales tiene una década de labor consecutiva. Recuperaron un Galpón, llevaron música y poesía a ese lugar, donde los vecinos aportaban lo que sabían hacer. Luego, por cuestiones de intereses políticos, les sacaron ese espacio físico, pero no las ganas. Siguieron funcionando en bares de la zona, en la plaza, en la Sociedad de Fomento. Y desde hace cinco años organizan un Festival que empezó concebido para una semana y a partir de 2015, dura ¡UN MES! Los viernes, sábados y domingos de noviembre hay actividades en diversas zonas de Tapiales, escuelas, plazas, salón de eventos, Sociedad de Fomento, bares. Todas gratuitas. Se ofrecen muestra de coros, música y danzas folklóricas, tango, melódica, rock, jornada de plástica y fotografía, feria de libros independientes, talleres literarios para chicos y adultos, lecturas.

          Es desde 2012 que con Fabián Juárez jugamos a buscarle la conexión a sus canciones y mis poemas en el espectáculo “Poemando Canciones”. En una tarde de 2014 conduje una réplica del taller literario “Palabrapan” en la Plaza de Tapiales, con niños que espontáneamente se acercaron y luego las expusieron leyendo sus producciones.

 

 

          6 — Integrás el Colectivo Cultural Malapalabra.

 

          EM — Ya con un año de existencia. Lo integramos las poetas y docentes Alba Murúa y María Sueldo Muller, el docente, historiador y cineasta Martín Biaggini, el poeta José Paredero, el diseñador, escritor y artista plástico Alberto Oris, el historiador y poeta Carlos Boragno y yo. La idea primaria fue la de reunirnos a compartir nuestros escritos, leer a otros, debatir. Hasta que nos centramos en publicar sobre un tema, cada mes, un cuaderno de cultura. Propiciamos una impronta nuestra, de La Matanza, con nuestras vivencias locales y cada uno desde su óptica: desde la poesía, la historia, la plástica, la fotografía. También contamos con dos o tres invitados por número. El cuaderno es financiado por nosotros mismos; lo vendemos, aunque a veces terminamos regalándolo. Tenemos una página en Facebook y allí reproducimos algunos escritos.

          Hemos efectuado una presentación en octubre de 2015 en “Arte en Vivo”, en la Plaza Mitre de Ramos Mejía. Eventos que organizamos desde hace cuatro años, coordinados por el músico y docente Juan Carlos Freire, el docente y locutor Lucas Asensio y por mí; reunimos todas las artes en un día: bandas de música, poetas, exposición de fotografía y plástica, grafiteros, la orquesta sinfónica de la escuela Leopoldo Marechal, cuentos narrados y en cada ocasión sumamos alguna disciplina. También hicimos una participación especial en el espectáculo poético-musical “La Besana de los Sueños”.

 

 

          6 — ¿Libros sin editar?

 

          EM — Dispongo de un número suficiente de poemas con la particularidad de que en cada uno se halla la palabra “entonces” y que quieren reunirse en un libro. Me ha ocurrido con los anteriores que llega una instancia de introspección, de creación; cuando una todavía no sabe qué será de ellos. Luego viene otra, cuando percibo que deben socializarse, porque ya queman y hay que hacerlos rodar y que prosigan su camino en libro. No tengo un título aún ni la editorial, pero sé que estoy en esa última etapa del proceso.

          Permanecen inéditos un volumen para niños: “Y entonces el verde se mezcla con el amarillo” (poemas de mi autoría y dibujos de Analía Boccella) y un poemario con poemas y fotografías tomadas por mí: “El oro del monte de San Francisco” (que hacen referencia a una ciudad de la provincia de San Luis a la que suelo ir de vacaciones).

 

 

          7 — ¿Y recuerdos de la infancia y de la adolescencia?

 

          EM — Creo que, como la mayoría de la gente tengo muchos borrosos y algunos muy presentes. Con imágenes intactas. Como por ejemplo los que me llevan a las tardes de domingos en casa de mis abuelos maternos en La Tablada. Después de almorzar, los hombres de la familia: tíos, abuelo y papá se iban al comedor a jugar a las cartas, y la abuela, tías, primos y mamá nos quedábamos en la cocina, haciendo tortas fritas, cantando con mi tía que tocaba la guitarra o jugando a las radionovelas inventando historias que sonorizábamos. Ahora que lo rememoro, advierto la creatividad existente en esos encuentros. Y de la adolescencia, la imagen más vívida es de cuando me quedaba a dormir en la casa de una amiga y escuchábamos durante buena parte de la noche los casetes de Silvio Rodríguez. Sin mediar palabra, sólo escuchar y mi amiga daba vuelta el casete o ponía otro. Estas dos estampas mucho tienen que ver con mi relación actual con las palabras.

 

 

          8 — ¿Te desenvolvés bien en la cocina o preferís que otros se pongan el delantal?

 

          EM — Digamos que me desenvuelvo. No sé si demasiado bien. Pero en casa quien cocina soy yo. Disfruto mucho de hacer pizzas caseras y el momento de compartirla con mi familia o amigos. También me encanta cuando mi esposo hace un rico asado o pollos a la parrilla y yo sólo me encargo de lavar y cortar la ensalada. Todo esto sin delantal. La única que usaba delantal en mi familia era mi abuela.

 

 

          9 — De un texto de Abelardo Castillo, transcribo: “…fueron un cuento y una novela de Hermann Hesse, cuyo sentido nunca llegué a comprender del todo en mi adolescencia, los que me entregaron, como hipnotizado a la literatura. Vale decir, al intento de justificar con palabras la existencia.” ¿Tenés detectado, Elizabeth, qué te volcó a la literatura?

 

          EM — En mi infancia y adolescencia me gustaba escribir: cartitas, tarjetas, frases copiadas o letras de canciones. No era excesivamente lectora. Luego hubo un impasse. Más tarde, estudiando un post-grado de “Estimulación temprana”, una de las profesoras leyó un cuento de Ángeles Mastreta que me atrapó. Averigüé el título del libro que lo incluía, el nombre de la autora y me lo compré. Ese texto instaló mi fascinación con la literatura. Cómo esas palabras, esa historia de dos carillas podía ser tan real y tan poética, cómo me pude imaginar la situación, cómo me emocionó el final. Son inquietudes que no tienen resolución exacta, ya que para cada persona puede significar algo distinto y ésa es la magia.

          Con la poesía me pasó algo similar, años después. En una capacitación docente, la profesora y escritora Lidia Blanco leyó poemas de Juan Gelman y Gioconda Belli. Rememoro la maravilla que me produjo escuchar y luego leer esas palabras hilvanadas con imágenes, atravesadas de dolor. Ese golpe de realidad tan dura, simple y a la vez bellamente escrita. Si bien ya estaba volcándome a leer y a escribir, estos episodios son los disparadores de mi relación definitiva con la literatura.

 

 

          10 — ¿Qué textos considerás fundamentales en tu “educación poética” o qué autores te han marcado más?

 

          EM — Como ya nombré, los primeros: Juan Gelman (el poema “Cerezas”), Ángeles Mastreta (“Mujeres de ojos grandes”). Mientras leía las últimas páginas de la novela “La mujer habitada” (de Gioconda Belli) y mi corazón latía como si lo estuviese viendo en una película. Eso me sorprende, me enamora de los relatos. La manera en que están escritos, que me sitúen en ese espacio-tiempo: creerlo. Por más absurdo que sea, si me lo creo: funciona. Como Cortázar y sus cuentos (“Casa tomada”, “Carta a una señorita en París”), Gabriel García Márquez, Franz Kafka, Isabel Allende. En esa línea he comprado libros de autores poco divulgados. También me apasioné con Abelardo Castillo y los primeros cuentos de Dalmiro Sáenz, bastante más realistas. Me falta todavía amigarme con Borges, me tengo que volver a acercar. Una cuenta pendiente.

          En poesía, Alejandra Pizarnik, Diana Bellesi, Jorge Boccanera, Olga Orozco, Mario Benedetti, Irene Gruss, Javier Adúriz, Jorge Paolantonio. Y entre los más cercanos, los poetas compañeros como Eduardo Dalter, Carlos Dariel, Patricia Verón, David Birenbaum, con los que he compartido mesas de lectura, ciclos literarios y reflexiones acerca de la poesía propia.

          Y en la mal llamada literatura infantil (porque como decía Graciela Cabal, la literatura es una) soy fanática de María Cristina Ramos, Graciela Montes, Gustavo Roldán, Laura Devetach, Graciela Cabal (mi hada madrina, inspiradora de mis primeros escritos), Luis María Pescetti y la inigualable María Elena Walsh.

 

 

          11 — ¿Sos de prestar libros? ¿Le hacés saber al que demora en devolverte el ejemplar que ya es hora de que retorne a tu biblioteca?

 

          EM — Sí, suelo prestar libros. A veces, los anoto. Pero siempre a gente que sé que ama los libros como yo. Cuando un libro me sedujo, quiero compartirlo. Y pienso a quién le puede gustar, a quién le puede llegar como a mí. Pero si no me lo devuelven no tengo vergüenza de pedirlo. Lo reclamo, hasta que algún día regrese. Puede ser que alguno se haya quedado a vivir en otra biblioteca.

          A mis libros les pongo mi nombre. Antes, cuando venía escrito el precio en la primera hoja, me encantaba hacer eso de borrar la cifra para asentar mi nombre.

 

 

          12 — ¿De qué escritores te atraen más sus avatares que la obra?

 

          EM — Pocos. Alfonsina Storni, de quien me impacta más lo que sé de sus vicisitudes, su lucha para hacerse un lugar como poeta, que sus poemas en sí. Pero en general, amo a los escritores y sus vidas. Los tengo que querer por algo. Los leo porque los quiero y al revés. Igual me sucede con artistas plásticos o de cine o de televisión, de ésta o de épocas pasadas. Pepe Biondi, Niní Marshall, Marta Minujín, Antonio Berni, Frida Kahlo, Mercedes Sosa… y una lista interminable. Los admiro como artistas y sé que sus trayectorias están cargadas de encuentros, búsquedas, de recorrer los caminos más sinuosos para llegar hasta donde llegaron.

 

 

 

*

 

 

Elizabeth Molver selecciona poemas de su autoría para acompañar esta entrevista:

 

 

 

Isabel  de las cerezas

 

 

                                                Basado en el poema de

                                                                Juan  Gelman: “Cerezas”

                                                                y en los ojos de mi abuela

 

 

 

Porque vivía pensando

            en los pies de los otros

                                            que pisen blandito y seguro /

                                            que no sientan hambre ni frío

tenía

         cerezas en los ojos

dos cerezas brillantes que ilusionaban

olor

       a cereza creciendo

                   con ramitas y todo

 

quien la miraba quedaba atrapado /

guardaba toda su vida en los ojos

 

su cuerpo

            se disfrazaba de pequeñez

            para no inquietar

 

con sus brazos

           rodeaba la casa entera

           desde la rosas del porche

                   hasta el limonero del patio /

 

 

—necesito tocar las arrugas de tu codo

    para aliviarme /

prestarte mis piernas y que corras sola

    adonde quieras ir /

que me retes cuando agarro el dulce

a cucharadas /

verte otra vez lavándote el pelo

pileta del patio       jabón blanco

y tus manos haciendo el milagro /

tengo tu santo y no le doy perejil

¿será por eso que nadie consigue trabajo? /

¿cómo hacía el reloj para caminar a tu paso? /

¿por que siempre había una fruta  preparada

para los chicos que pedían ?—

 

 

ahí andabas, Isabel,

poniendo alfombras para otros

curando heridas con tu mirada

secreteando

 

¡ay, Isabel siempre andabas !

 masitas de crema

 el mate a toda hora

 cerezas en los ojos

 

 

Se me antojan ángeles que caminan por la avenida

a paso lento con  arrugas como verdades

o apurados por llegar a ningún sitio

ángeles en bicicleta / en colectivo

un tren lleno de ángeles

ángeles enredados en sus enredos

en enredos ajenos

con cicatrices como única certeza

ángeles sin voz / sin oídos

sin ojos ni espejo donde mirarse

metidos en su mundosolo

ángeles que buscan su día en una bolsa mugrienta

despojos de los otros

empujados a la nada      sin nada

hartos de tanto no

ángeles sin cara de ángeles

alborotan /  trastornan  /  molestan

gritan su silencio

nadie sabe que son ángeles

 

 

 

                                       (de “Según los ojos”)

 

 

*

 

 

Basuritas

 

 

1

 

 

Entró sin que me diera cuenta

sin previo aviso

sin grandes protocolos

sin gestos exagerados.

Hasta aquí podría estar hablando

del amor, la vergüenza, la alegría, el miedo.

Hablo de una basurita en el ojo,

nada más

nada menos.

 

 

2

 

 

Ayer me entró una basurita en el ojo

menos mal

podría haber sido un vidrio,

un cuchillo, una bala

una mentira, un adiós y hasta nunca

un rayo, una pena inconmensurable

un taladro, una gota de ácido

una visión incestuosa,

la misma muerte.

Ayer me entró una basurita en el ojo

menos mal.

 

 

Como si Cromañón fuera nada más que un hombre primitivo,

como si no hubiésemos abollado las tapas de las ollas,

como si los atentados nunca,

como si Malvinas fueran sólo un par de islas,

como si las madres y sus pañuelos no,

estamos,

como si.

 

 

 

                                                (de “Postales personales”)

 

 

*

 

 

Ella con su rostro enorme

sus rasgos angulosos y marcados

sus remeras escotadas

la minifalda al día

la silla en la vereda

sola o con otras

tomando mate o mirando

los colectivos, los autos,

espera un trabajo, su pan

que ese amor vuelva

cambiar algunos muebles

arreglar la casa

ayudar a la hermana

cuidar a la vieja

ella

en ese cuerpo equivocado

 

 

 

                                    (de “Mujeres en un cuaderno borrador”)

 

 

 

*

 

 

de mujer

 

 

lo conoce desde cuando las miradas intimidaban

y le daba vergüenza pensarse a solas con él

desde ahí para adelante      todo

sabe por qué cosas moriría

sabe a quién mató o matará

estuvo ahí cuando el mundo lo vio llegar

estuvo ahí cuando el mundo lo vio caer

ella a su lado y las hijas

y todos en contra

y ella ahí

lo recostó en su cama

lo arropó

le acarició la frente la espalda

las benditas piernas

le eligió las más perfumadas verduras

le hizo un caldo tibio

buscó las más dulces frutas

para que las bebiera de a una

lo ayudó a sentarse

a hacerse fuerte de nuevo

a ponerse de pie

después dijo —hasta aquí

dicen que él también lo dijo

 

 

 

            (de “Mujeres en un cuaderno borrador”)

*

 

 

señora de

 

 

no sabe bien explicar el trabajo de su marido

sus reuniones interminables y a oscuras y en secreto

nunca supo si era bueno o malo decirlo

a veces su pecho quema y su garganta quisiera gritar

siempre vuelve a esa noche

él, tan nervioso

el uniforme manchado

su cara de esto es grave

se siente querida no amada

se siente señora de

sabe que siempre será así

no habrá posibilidad de cambio

de ninguna toalla ubicada en otro estante

ni una comida salada o quemada

no hay ni habrá errores

 

    (de “Mujeres en un cuaderno borrador”)

 

 

 

 

 

esposa de

 

 

calentar la pava, sacar los pajaritos al sol

alimentar al gato y los perros

baldear el patio

los mates

los mandados

casi la única salida

no, también está el médico

la visita de Sara algún domingo

el rosario, llevar a la virgen por las casas

y el Tito que no quiere

es que trabaja todo el día

llega cansado y no le gusta salir

hacer un viajecito

es que el Tito no quiere

está sin ganas

ni una caricia me da

pobre Tito, pobre…

 

 

                                        (de “Mujeres en un cuaderno borrador”)

 

 

*Entrevista realizada a través del correo electrónico: en las ciudades de Ramos Mejía y Buenos Aires, distantes entre sí unos 17 kilómetros, 2016.

*http://www.revagliatti.com.ar/041018.html

http://www.revagliatti.com.ar/languila.html

 

design: gitta pardoel logo: modhir ahmed   © ila-magazine