Poemas

CARMELA LINARES LINARES

 

 

SOMEWHERE OVER THE RAINBOW

 

Estaba cumpliendo condena

en los cabos de la luna,

en la afonía de esas horas muertas.

Regresé al rastro de tu nombre

para dejar marchar al hastío.

Volví para rendirme a ti como un poema,

antología de secretos vividos.

Sí, una historia de poeta pasa por mi lengua

y hace literario su destino.

Tu venida me consume y libera de pecado;

Ahora yo existo, en la fracción de cielo

que me otorga tu mano.

Eres la poesía que me sostiene

para no caer en otro abismo que no sea el de tu cuerpo,

y allí, con pausa, apredenrme de memoria

los poemas tatuados en tu piel

y vivir en tu universo.

Soy la voluta infinita del  suspiro que necesita la lluvia.

Tus primeras gotas, apenas tocan,

indagan, besan suavemente y van el incienso esparciendo,

marcando el camino para llegar a la puerta del reino.

Tu voz, con tenue tesitura entona los salmos

y siguen lloviendo lunas en los sublimes arcanos,

Todo se funde en un  beso que arde y baila

en las entrañas de esas noches suicidas

y de placer, moribundas

que desgarran mi cordura,

Me glorifican tu caricia y tu mirada

que liberan a mi piel desnuda de las noches ajadas.

Se pudrieron los instantes marchitos,

renaciendo los nuevos preñados, de la esencia del delirio.

Se durmió el silencio y reventó el grito,

que encendió, todas a una,

las estrellas de mi tremulante firmamento.

Yo comulgo eternidad de la savia de tu cuerpo.

Sangre que palpita mixtura de sequía, lluvia y viento.

En las yemas de tus dedos dejo mi espíritu entero.

 

LAS PALABRAS

 

Hay palabras preñadas de sentido

y hay palabras vanas.

Hay palabras lujuriosas y sagradas.

Palabras que besan,

palabras que muerden,

palabras que esclavizan

y palabras que liberan.

Palabras que te arden

y palabras que congelan.

Palabras de odio, letales.

Palabras que curan,

palabras que matan.

Palabras que son; mensaje de amor,

otras ghetto de odio.

Palabras equívocas

y palabras certeras.

Palabras que agitan el pecho

entre soledad y silencio.

Palabras, que hartas de vivir en la sequía

doblan los ríos.

Palabras que humildes vagan

y con el viento se hacen silbido.

Palabras musitadas

y palabras hechas grito.

Palabras que florecen en los sueños

y que vuelven a la noche, en el silencio, delirio.

Palabras que en torrente gotean hechas versos.

Palabras elegidas, que tatúan tu cuerpo con besos

en las noches de lujuria cuando te visita

el duende de los locos deseos.

Palabras enredadas en la alcoba

que se quedan como eco subyacente

en la arruga de la sábana.

Palabras agitadas que salen entrecortadas.

Palabras que nacen en los senos de la tierra

y después de fumarse el tiempo

despiertan a la inconciéncia.

Palabras que son “ayes” repetidos en murmullos

esperando que, hecha palabra la voz,

tenga acento de universo.

Palabras que hablan con un solo mirar

y alzan nuestra alma en vuelo

hasta silenciar el miedo.

Las palabras tienen alas;

tienen alto y rasante vuelo.

Las palabras son tan libres…

que me dan miedo

 

 NOCTURNO

 

Tú vendrás en una noche

como aquella

como aquella noche tibia

del nocturno estremecido del poeta.

una noche perfumada,

quieta,

queda,

en la que brille como nunca la faz blanca de la luna,

de la luna llena.

Una noche transparente

como aquella inolvidable noche mágica

en que supe de tus risa

y bebí de tus palabras;

de tus ojos tan sinceros,

tan hermosos, tan queridos,

tan brillantes como estrellas;

anidaron

con su luz de inmensidades en mi alma.

Esa noche

yo estaré rumiando lunas

en las sombras palpitantes de luceros,

en las sombras infinitas,

yo estaré rumiando lunas,

yo estaré rimando versos,

yo estaré esperando inmóvil

como entonces,

como ahora,

como siempre,

como nadie esperó nunca tu regreso,

y esa noche,

cuando quiebren tus llamadas

el cristal adormecido del silencio

y en sus cunas, bruscamente,

como niños asustados se despierten los recuerdos,

esa noche,

como otra noche ida iré a tu encuentro,

y la luna,

nuestra luna fiel y pálida

en mis sienes florecidas de azahares por el tiempo

prenderá su velo blanco,

prenderá el velo blanco de esponsales

con sus rayos plateados de milenios,

y mi mano

apresada en el hechizo de tu mano,

te dirá como es de hermosa la existencia

porque al fin lo quiso el cielo

y te he encontrado.

 

 

CARMELA LINARES LINARES:  Poeta, escritora y dramaturga española. Colabora en un programa de Radio y en una revista con el mismo nombre: POESÍA VIVA DE LA ATLÁNTIDA. Trabajó durante tiempo en la televisión comarcal de la Axarquía en temas siempre relacionados con la cultura y el arte.

 

 

 

design: gitta pardoel logo: modhir ahmed   © ila-magazine